miércoles, 20 de agosto de 2008

ERIZOS VERDES



En el borde del bosque de acacias, y con la luna de agosto como testigo.



Hay que esperar, que todavía no están maduras.

3 comentarios:

Monotributo dijo...

si YO el dueño de la humildad y modestia ..quien ha caducado a todos los poetas y pensadores..el perfecto ser en pocas palabras GENIO os regalara un poema de los 8.000.000 que tengo y es para ti sola MIMOSA....vives en eterna primavera pues la mas bonitas de las estaciones se aseguro en ti que no perdera su belleza

Anónimo dijo...

Para el otono estarán...

Me falta el sombrero de la n, pero ya sabes que este teclado carece de ella.

Besos

MARÍA LUNA(NO ME DEJA PONER COMENTARIOS CON MI NICK, A SABER)

Glo dijo...

Hola, María...

Bienvenida a tu propia casa.

:)