martes, 18 de marzo de 2008

Lady Sisiak & Seres Dormidos IX

Bajo el gran cedro situado en uno de los extremos del patio, entre las nuevas hojas de radiante verde de los plátanos híbridos comunes, los madroños, la arena recién mojada por el jardinero para que no levantase el polvo y el pobre viento que auguraba una tímida lluvia en aquel caluroso día de primavera; dos niñas vestidas de grises uniformes, canturreaban despóticamente mirando a la tercera sentada en los escalones próximos a éstas, leyendo.

-A la sillita de la reina, que nunca se peina y un día se peinó… ¡Y cuatro pelos se arrancó! ¡y cuatro pelos se arrancó- subrayaron entre risas maliciosas.
Intentaba permanecer impasible, impune, centrada en la lectura de su libro naranja, queriendo llorar, levantarse y darlas un par de empujones a las dos; sabía perfectamente que se estaban metiendo con ella porque la vieron arrancarse en mitad de una clase un par de pelos de su cabello negro, largo y lacio –algo que usualmente hacía cuando estaba nerviosa, cuando preguntaban la lección del día anterior-. Se contenía porque sabía que ese tipo de conducta recibía un castigo severo, algo que Aidé, no quería, no por las visitas que tenía que hacer después a la directora, ni las charlas de la misma y de su tutora, sino, por la decepción que le suponía a su abuela una actitud tan vandálica; una de ellas, había sido amiga suya durante una semana, coleccionaba cucarachas, comenzó a distanciarse de ella al darle tanta lástima el maltrata a aquellos insectos, de misma forma actuó la otra al descubrir que vivía sola, con su abuela y que no mantenía contacto con sus padres.

-¡Lávate los pies! No me da la gana, tenía que ser… ¡Aidé la marrana!, ¡Aidé la marrana!- recalcaron otra vez con más risas.

Era el colmo, ¿Por qué ella? La otra chica era la nueva desplazada del grupo de las niñas bien por haber levantado rumores sobre un amante que tenía fuera de su matrimonio una profesora de parvulario que al parecer, era toda una heroína entre las niñas por su candor y ternura, cierto o no esto, sirvió lo suficiente como para que se convirtiera en una nueva apestada.
Las risas eran cada vez más fuertes, como sus voces, como sus gestos, presa del odio, Aidé se incorporó y corrió hasta el servicio, ubicado al final de un pasillo extenso y obscuro; encerrándose en una de los cuartuchos donde estaban los inodoros, se golpeó varias veces la cabeza contra el pomo de la puerta.

5 comentarios:

*LaDy SiSiaK* dijo...

no quiero que se hagan pajas mentales, quitando 3 partes, todo la novela es ficticia!!! jejejeje que ya me han venido con insinuaciones varias....

muak muak y postear leches!!!

María (Luna) dijo...

Bueno días:

No se aún el porque pero no se ve la imagen.

Quizás sea mi conxión que no va muy bien ultimamente.

También voy a ver que tal lo de los comentarios, pues tengo un troll,la mar de jilipo...Y envidioso, desde que rodamos el capítulo 3 de Amor Sobrenatural,y Rafa puso fotos etc...Que no hace más que poner comentarios. El de ayer ni lo leí, directamente lo borre...La verdad su estupidezno merece ni ser contestada y mira que me gusta meter caña con los trolls pero este no tenía ni pies ni cabeza.

Esta interesante el cuent y bien escrito como siempre.Una cosa si quieres que posten pr desgracia hay que postear muy poca gente lo hace sin pedir nada a cambio.POr desgracia.

Besos

María (Luna) dijo...

Por fín la veo

María (Luna) dijo...

Hola:

Ya tengo los datos del nuevo troll, ya me lo he quitado de encima se llama:
Fernado Macho

person: FERNANDO MACHO
address: LEALTAD,1; BAJO
address: 28014 MADRID
address: INTERECONOMIA CORPORACION S.A.
address: SPAIN
e-mail: fmacho@intereconomia.com


Trabaja en : INTERECONOMIA CORPORACION S.A.
Hasta que no reciba disculpas no quitare estos datos es más, sigue así , hablare on su jefe pues tengo pruebas de que mientras trabajaba se dedicaba a meterse por internet.

Hablo en pasado ya que esper que le sirva de escarmiento.

Nómada planetario dijo...

Bien por tu constancia en este blog, a ver si las musas se pasan por aquí y me dejan algo para contribuir dignamente.
Saludos.